Archivo | diciembre, 2011

Dia 5. Dōtonbori ( 道頓堀 ) y Okonomiyaki

21 Dic

Dotonbori

Llego el día para disfrutar de la noche Osakeña en Dotonbori, una zona del centro de Osaka  con gran actividad comercial y caracterizada, como no, por sus neones. Además de ser el punto neurálgico de la noche, esta lleno de karaokes, love hotels, izakayas y restaurantes (donde pude probar por fin, mi primer Okonomiyaki).

Dotonbori y el cartel de Glico

 En pleno Dotonbori pude observar uno de los símbolos de la ciudad, el cartel de Glico (marca famosa por sus palitos, Mikado en España) y representa a un atleta con los brazos en señal triunfal, tiene al fondo 4 figuras que representan los cuatro edificios más emblemáticos de la ciudad : El Castillo de Osaka, el Acuario, el Osaka Dome y el Tsutenkaku.

Show en Dotonbori

Situado sobre el puente del canal, me pasé varios minutos observando a la gente, cientos de personas caminando, grupos de jóvenes que montan su particular show (pude contemplar entre otros, a un grupo de chicas japonesas cantando y bailando ante la mirada de numerosos objetivos fotográficos). recorrí las calles y me fijé con todos y cada uno de los carteles luminosos, me encanta hacerlo y además son muy divertidos, ver fotos. Algunos me llamaron mucho la atención, como no!

Okonomiyaki

Recordando las palabras de Kasuaki, el hombrecillo del Castillo de Osaka decidí pararme en uno de los muchos “chiringuitos callejeros” y probar el Takoyaki (unas bolas hechas con masa de harina, del tamaño de ping pong rellenas de trozos de pulpo), para así mas tarde probar el plato típico, Okonomiyaki.

Karaoke en Dotonbori

Ya con Aya y en uno de los muchos restaurantes pasamos la noche hablando y aprendiendo un poco mas el idioma japonés. En el centro de la mesa había una plancha caliente donde cocinar los alimentos que pides, entre otros el Okonomiyaki. después de beber suficiente Sake, Aya me recomendó probar el Syou-chû (licor) y quiero remarcar que para mi es mas fuerte que el Sake.

Esa noche lo pasé genial, no falta decir ni pronunciar la palabra Karaoke!!

Mas Fotos aqui

Anuncios

Dia 4. Visita al Castillo de Osaka 大阪城 (oosakajou)

19 Dic

Castillo de Osaka

Como turista, era indudable ir a visitar el Castillo de Osaka que se encuentra en pleno centro de la ciudad y está rodeado de un gran parque donde el contraste de los colores de los árboles te fascina y la tranquilidad para pasear es total.

Figuras en el Templo

Una vez paseando por el bosque de camino al Castillo y desayunando una bola de Onigiri, quise desviarme de la ruta turística y decidí tomar mi propio camino, ascendí por una escalera de piedra y llegué a un pequeño templo o santuario, hay que decir que me impresionó bastante, uno por estar solo y alejado de todo, y dos, por encontrarse en la altura y rodeado de un montón de figuras de budas cubiertas con telas rojas, pasé mas de media hora observando todos y cada uno de los detalles de esa hermosa vista.

Castillo de Osaka

Puse dirección al Castillo y me sorprendió mucho la gran dimensión del edificio, los colores, los numerosos techos y su decoración dorada. Tomé muchas fotos y contemplando la edificación noté la presencia de un pequeño anciano que me observaba, se me acercó y se sorprendió de mis rasgos faciales, los ojos, la nariz, no paraba de sorprenderse.

Kasuaki

Me resultó muy divertido y al terminar de hablarme en japonés, cambio el idioma y se me puso a hablar con un inglés bastante comprensible, me explicó la historia del Castillo, me hizo de guía por las diferentes edificaciones de su alrededor y me explicó el significado de cada escultura, como se debía de actuar en un templo, como entrar y como pedir tus deseos.

Boda tradicional Japonesa

Tuve la suerte de encontrarme con una boda al mas estilo tradicional japonés, la pareja paseando por los jardines y vestidos con sus respectivos Kimonos, cosa que el hombrecillo me explicó que también lo celebró con su esposa mucho tiempo atrás. Por cierto, el hombrecillo se llama Kasuaki y uno de sus artistas favoritos es Gaudí, me enseñó una vieja carpeta que tenía escondida en su mochila y en su interior poseía varios artículos sobre el Park Güell y la Sagrada Família. Kasuaki me dijo que no debía abandonar Osaka sin antes comer Okonomiyaki, el plato típico de la zona y también Takoyaki, se lo prometí, le agradecí la experiencia, le mostré mi gratitud y me marché.

Dia 3. Osaka 大阪市

15 Dic

Osaka

Totalmente recuperado del jet lag e instalado, como ya dije, en mi “campamento base”, un pequeño pero muy completo hostal en Umeda en el centro de Osaka, emprendí mi visita por la gran ciudad. Osaka es la tercera mayor ciudad de Japón con una población de casi 3 millones de habitantes y con etos datos me tiré toda la mañana y parte de la tarde en recorrer una parte del centro.

Umeda Sky

Aproveché del buen día para subirme hasta la planta 40 del rascacielos Umeda Sky, donde hay un mirador  que ofrece unas increíbles vistas de 360 grados de la ciudad  y donde pude sacar unas fotos bastante claras de Osaka (foto).

Una cosa que me sorprendió fué el subsuelo de la ciudad: y es que buscando un banco en el cual poder cambiar euros por yens, me adentré en el subsuelo de Osaka y con esto no quiero decir que bajé al metro, sino que caminé durante 30 minutos (y porque puse fin) atravesando galerías, tiendas y restaurantes, y de no regresar a la superficie no se durante cuanto tiempo hubiese estado caminando!!! Os podéis imaginar la distancia/superficie en comparación con vuestra ciudad??? Yo me lo imagino y por ejemplo en Barcelona sería como ir de La Sagrada Família hasta y seria Pz. Catalunya!!!  o(^O^)0

Osaka

Ya por la tarde, y en la superficie-jeje-, recorrí el centro atravesando miles de callejones infestados de neones y de restaurantes, de game centers y porsupesto de salas Pachimko(foto).

Dediqué tiempo a hacer fotos de las vistas sobre el puente del río Yodoy sus canales, sigo impresionado por la cantidad de luces de oficinas que resaltan a lo lejos como vista privilejiada de los rascacielos de la ciudad,

View of Osaka

así como a planificar la agenda y los lugares que tenía que visitar en los próximos días en Osaka, por ejemplo el Castillo de Osaka, Namba y Dotombori entre otros, y como no, tendría que probar el plato típico de la ciudad Okonomiyaki (お好み焼き).

Ya de noche y con Aya, fuimos a un restaurante muy “molón” hecho de bambú y donde el camarero, vestido al estilo “kamikaze” se comunicaba con el “sushimaster” a base de gritos, me reí mucho y disfruté como nunca comiendo diferentes delicias japonesas y del trato amable y divertido de, no solo del staff, sino de toda la gente en general.  Se me quedó cara de….(foto)!!!

Cara de japones

Restaurante molon en Osaka

Dia 2.Templo Toji (KYOTO)

12 Dic

Por la mañana y a bordo del Shinkansen o “tren bala“, puse dirección a Kyoto; serian unas 2.30h de viaje que sinceramente me pasaron a “toda pastilla”, gracias a la velocidad del tren y a Natsumi,

Natsumi

una chica japonesa que compartió el viaje a Kyoto conmigo. Estuvimos hablando y bebiendo cerveza japonesa todo el trayecto, me escribió y dibujó los platos mas típicos de la zona en su estilo japones (muy didáctico) y me invito a comer Onigiri (bola de arroz mezclada con diferentes ingredientes). Llegando a Kyoto nos sacamos unas fotos, nos pasamos el contacto y nos despedimos.

Aya in Toji

Ya en la estación de Kyoto, me encontré con Aya 彩 ( fue un bonito momento ya que  hacía casi 4 meses que no nos veíamos) y pusimos rumbo a lo que sería mi primer gran y antiguo Templo en Kyoto, Toji. En este maravilloso templo, todo de madera, es donde se fundó el movimiento religioso de la ciudad y guarda mas de 21 Budas y figuras talladas en un mismo bloque de madera.

Vista de la Pagoda en Toji

Pagoda de 55m altura Toji (Kyoto)

Caminando por sus jardines pude sentir la paz que se respira y al mismo tiempo el invierno, grandes contrastes en el color de las hojas caídas de los árboles y el color del cielo. En muchos de los Pabellones está prohibido hacer fotos en su interior, es una lástima la cual respeto al 100%,  porque tanto su belleza como su historia son indescriptibles, la gran Pagoda que se observa desde casi todos los puntos del recinto tiene unos 55mde altura y es la estructura de madera mas alta de Japón, es impactante y es el símbolo de Kyoto.

Jardines Templo Toji

Sobre las 16.30h dan el aviso por megafonía de que no se aceptan mas visitas y se acerca la hora de cerrar (es típico en los Templos). Nos dirigimos a la estación de tren, recogí mi mochila de la taquilla y nos dirigimos a Osaka, donde pondría “la bandera” como campamento base de la primera mitad del viaje!! Esta noche y a pesar de mi jet lag,  nos iríamos de “tapas”, japonesas claro. (haré un post sobre la gastronomía típica de Japón y de cada ciudad o zona).

Oyasumi nasai (buenas nochessszzzzZzz)

Para ver FOTOS haz clic aqui

Dia 1. Noche en Shibuya (渋谷)

11 Dic

Tras recorrer toda la Linea Ginza (linea de metro que va de Asakusa a Shibuya), llegué a Shibuya, uno de los distritos mas populares de Tokyo y desde mi punto de vista, con el ritmo mas frenético. Sabía que Shibuya es una zona de ocio y de moda,  frecuentada sobretodo por jóvenes en busca de diversión. También sabía que el número de personas que frecuenta la zona es muy elevado, y sobretodo si es fin de semana (hoy es domingo) pero lo que no sabía es que lo fuera tanto!

Camino de la salida  de la estación, pude divisar através de los cristales la gran cantidad de luces y neones publicitarios que hay en los edificios además de sus inmensas pantallas LCD,  me acerqué a la ventana para sacar unas fotos y…waaau, “shock“, tenía delante de mi el cruce de calles mas famoso del mundo en plena actividad (foto)

Shibuya (Tokyo)

Ya en la calle, estuve unos 10 minutos shocking, sin saber muy bien donde debía ir por lo que decidí retirarme un poco de entre tanta masa humana. Acabe delante de la estatua de un perro, rodeada otra vez por mucha gente, luego, al sacar y mirar mi guía de Japón, me di cuenta de que estaba delante de la estatua de Hachiko (un perro que tras la muerte de su amo le esperó por mas de una década), es el punto de encuentro mas común del barrio, como el Fnac o el Café Zurich en Barcelona.

Shibuya

Decidí cruzar la calle entre la multitud, y se que es típico, pero me recordó a la película de Braveheart, gente esperando a que el semáforo se ponga en verde y empezar la batalla para llegar a su destino final (recordar que son 4 pasos de peatones + 2 que cruzan en diagonal), toda una experiencia.

RLD Shibuya

Recorrí las principales calles de Shibuya y pude encontrar de todo y mucho! Desde tiendas de ropa y música a tiendas de cómics Anime y manga, salas de juego de hasta 8 plantas, karaokes, restaurantes de todo tipo, bares, clubs y pubs. Incluso pude encontrar el mismísimo “barrio rojo de Amsterdam“, se trata de la subida de los Love Hotels y lugares de alterne, todos muy llamativos!!(foto).

Shibuyaah!!!

Comí algo rápido en uno de esos restaurantes escondidos a pie de calle y entré a tomar unas cervezas en un pub muy majo aprovechando que era Happy Hour (250Y). Con el Jet Lag que empezaba a invadir mi cuerpo, miré la hora y vi que eran casi las 12 de la noche y sabia que el metro cerraba en media hora, por lo que decidí poner punto y seguido a mi estancia en Shibuya, en dos semanas volveré!!!

Dia 1. Mañana en Asakusa: Templo Senso-ji y alrededores

8 Dic

Ya en Tokyo, no tardé mucho tiempo en localizar el hostal donde pasaría la primera noche: el Khaosan Tokyo Samurai, en el barrio de Asakusa, un espacio de trato encantador, barato y bien comunicado para turistas y mochileros de todas partes del mundo (recomendado!!).

Puerta Kaminarimon

Puerta Kaminarimon (puerta del Dragón)

Decidí pasar la mañana por Asakusa y dirigirme hacia el Templo Senso-ji, el mas sagrado y espectacular de Tokyo, y a su vez el mas visitado. Fue aquí donde me llevé el primer “shock” cultural. Atravesé la gran Puerta Kaminarimon (a tope de gente) como pude para así recorrer Nakamise-Dori, una larga calle minada de tiendas y productos tradicionales,  tardé unos 15 minutos para llegar a la puerta Hozo-mon, que es la entrada del templo, la Pagoda, el Pabellón principal y sus jardines (fotos).

Pagoda

Pagoda y Pabellones

Una vez en el templo visité todos y cada uno de sus pabellones, todos de grandes dimensiones, eché unas monedas delante de la imagen de espectaculares Budas, tomé muchas fotos y me puse a observar la gente que realmente es la que hace de  éste un lugar tan especial. Escuché música a lo lejos y me dirijí al sitio para ver que ocurría, eran unos ancianos japoneses muy molones que bailaban de manera muy organizada, tocaban acordes con instrumentos tradicionales y cantaban al mismo son. Me recordaron a los dibujos animados japoneses de mi época (fotos).

Anciano musica tradicional

Me adentré en muchos de los pequeños callejones del barrio y pude palpar el estilo de vida de este barrio, nada que ver con otros barrios de Japón, diría que es mas tradicional y no tan frenético!! Me cruzaba con numerosos ancianos que no dejaban de fumar, con tantos y tantos carritos tradicionales japonesesen los que una persona tira del carro, en fin, un instante de locura!!

Carrito Japonés

Me senté en uno de los muchos sitios donde te sirven comida y bebida (no se si llamarlo bar o restaurante) todos en la calle y tapados con un plástico transparente y numerosas lamparas japonesas,  y pedí una cerveza Kirin y un plato de Yakitori, mi primer plato japonés.

"Sitio" para comer y beber

Compartí mesa con dos señores que se atiborraban a Sake y con un grupo de chicas japonesas que no dejaban de hablar ni un segundo, bebían birra y te, y todas y cada una de ellas me dijo la misma frase “Itadakimasu“, recordé por un momentoque significaba buen provecho.

School girls

De vuelta al hostal volví a atravesar la gran Puerta Kaminarimon y al final pude observar el alboroto y la locura de las típicas School-girls japonesas, lo cual me llamó mucho la atención, y si, para responder a la curiosidad y a preguntas de muchos, he hecho unas fotos!!

Puse rumbo al hostal para descansar unos segundos para así dirigirme al barrio de Shibuya, donde me llevaría el segundo y todavía mas intenso “shock”.

Avión, Yasuhiro Okada, el Monte Fuji; Por fin en Japón!

7 Dic

Sobrevolando Asia

Konnichiwa!!!

Dado a que no he tenido mucho tiempo para dedicarle al Blog, escribo este post con unos días de retraso pero con mucha ilusión.

El vuelo hacia Tokyo resultó ser de lo mas agradable, entretenido y divertido de lo que pensaba. Me esperaba el asiento número 23k en ventanilla, en un avión tan “bestia” que no podía creer que pudiese alzarse al vuelo! Me senté y observé con detalle que mi espacio en el avión tenía todo tipo de “comodidades”, una mini pantalla de tv con un mando a distancia para seleccionar una película o alguna serie e incluso documentales, eso si, en versión original, otra pantalla donde se podía ver todo tipo de información como el recorrido del avión, la altura, velocidad, temperatura, etc, recuerdo sobrevolar Helsinki, San Petersburgo, Ural y Siberia a 970km/h, a mas de 10mil pies de altura y a -60grados de temperatura.

Yasuhiro Okada

Yasuhiro Okada

Me senté y de repente escucho un “hello” al cual correspondí con un “hi”, era ni mas ni menos que Yasuhiro Okada (foto), un señor japones muy majo y amable, ciudadano de Tokyo que compartió vuelo conmigo y que horas mas tarde se convertiría en mi primer guia en Japón. Yasuhiro me contó cosas muy interesantes, me dibujó un mapa con las paradas de metro y tren mas importantes de Tokyo y la sorpresa saltó cuando escuché: “mikel? this is my present for you!”, si si, una muestra mas de la generosidad de un japonés. Me regaló una mini linterna de ultima generación al mas puro estilo japonés. Arigato gozaimas!!

Fuji

Monte Fuji

Horas mas tarde y sin apenas dormir, la azafata japonesa que me brindó sonrisas y me atendió durante todo el vuelo, me trajo el desayuno, y observé la pantalla, sobrevolamos el Mar de Japón y ya solo faltaba hora y media para aterrizar en el Aeropuerto de Narita en Tokyo. Siempre pensé que sería un gato el que me diera la bienvenida en Japón, pero claramente no fue así, sino que fue el Monte Fuji, que con su majestuosidad se imponía y sobresalía de entre las nubes para recibirnos (foto), y fue así como desde mi ventanilla pude asumir que ya estaba en Japón.

A %d blogueros les gusta esto: